«Eres la primera persona, después del editor y de mí, que lo ve», me acaba de decir Joaquín después de asaltarme para tomar una cerveza apresurada. Qué honor, tengo en mis manos el Teatro escogido 1987-2010 de Joaquín Melguizo, editado por Teatro Arbolé, y me emociona mucho hojearlo y ver las palabras de Melguizo impresas en un libro. Algunas de ellas las leí hace tiempo, mecanografiadas. Sí, mecanografiadas, porque Joaquín tardó mucho en incorporarse a la informática.

El libro lleva un elogioso prólogo de Alfonso Sastre que a Joaquín le hace mucha ilusión. Y a los melguicianos, también. Yo soy marxista-melguicista.

Joaquín Melguizo es crítico teatral y dramaturgo hasta ahora casi secreto, pero también es, ante todo, mi amigo, y en honor a esa amistad tendré el placer de presentar el volumen la semana que viene en una librería de Zaragoza. Ya os diré lugar, fecha y hora. Tengo ganas de celebrarlo, me apetece mucho compartir esta alegría con todo el mundo.

About these ads