No lo tomen por costumbre, pero me siento forzado, esta semana también, a compartir mi última homilía dominical de Heraldo de Aragón. Trata sobre un libro que devoré en una noche, La invención del pasado (Debate), de Miguel-Anxo Murado. La cosa merece algo más que los tres mil rácanos caracteres que mide mi columna, así que mañana o uno de estos días compartiré otras reflexiones que su lectura me ha sugerido. Gracias a Félix González, de Portadores de Sueños, por descubrírmelo y recomendármelo. Y a Miguel Aguilar, recién estrenado papá (felicidades, de nuevo), por editarlo.

ciudad pixelada

 

C848533.jpg
Anuncios