Las ha ganado la secreta. Eso sí, la secreta somos nosotros mismos, menos Fermín.

Y hasta aquí mi análisis de la jornada electoral de ayer.

Anuncios